2018

Una Señora Fiesta nació…

…de un grupín de personas enamoradas de su pueblo, a las que les apetecía mucho hacer algo interesante y positivo en él, convencidas de que sería genial, porque no podía ser de otra manera. 

Empezó a rondarnos la idea de una romería, prau, música, vecinos, sidra… volver a tener un día de fiesta en casa.

Y pensamos… 

“La llamaremos Una Señora Fiesta (USF) dado que en el mundo rural, las señoras son las encargadas de cantar, tocar la pandereta, contar relatos, historias…. ¡Queríamos ser Señoras, y esta sería nuestra fiesta!”

Hubo familias, muchos amigos, gente de aquí, de allí y de más allá y mucho baile. Hasta volvimos a ver la carretera llena de coches aparcados (pero esta vez sin que hubiera un funeral!)

Y así fue:

@Nombre fotógrafo

Hubo familias, muchos amigos, gente de aquí, de allí y de más allá y mucho baile. Hasta volvimos a ver la carretera llena de coches aparcados (¡¡pero esta vez sin que hubiera un funeral!)

2019

Al año siguiente…

…nos vinimos arriba.

Y pensamos…

“Y si hacemos un festival con más tiempo y espacio para la música? Que vengan esos artistas o grupos a los que tenemos que ir a ver a las ciudades. Un concierto de esos, pero aquí, entre el monte y el ríu…”

Y así fue:

@Nombre fotógrafo

Cuenta la leyenda, que no había taxis libres en toda la comarca.

2020

El festival estaba…

cogiendo carrerilla cuando el “bichón Covid” apareció.

Fue la etapa de las cancelaciones y los “pospuestos”, los termómetros, los aforos, la trazabilidad y otras fantasías. Meses tristes con poca o ninguna oferta cultural.

Y pensamos…

“Pues este año lo hacemos diferente!”

Así surgió A Taragaños, una versión en trocinos con propuestas escénicas diversas, adaptadas al momento y que salió adelante, porque las ganas pudieron más que las trabas.

Y así fue:

@Susana Muns

2021

El año pasado…

…arranábamos por volver a la fiesta que tanto echamos de menos, por tener conciertos, por ver el prao iluminado con bombillas de colores, lleno de gente bailando.

Y así fue:

@David Pando & Tomás Ibarra

Fueron 3 noches mágicas, en las que una vez más, hubo esa mezcla de músicas y personas que tanto nos gusta, de mirar alrededor y pensar: “qué guapu tou”, de sentirnos felices, de ver gente feliz.

A lo largo de todas las ediciones hay un hilo conductor: mundo rural, cultura, convivencia, fiesta, inclusión. Pero sin duda, el eslabón más fuerte es la participación, el apoyo de [email protected], [email protected], entidades, marcas y profesionales, que con su trabajo en común y su generosidad han convertido esta utopía en realidad.

A día de hoy, USF es el recuerdo guapo de ediciones pasadas, pero sobre todo, es un espacio de encuentro donde conocer otras personas, músicas, vidas y artes, un espacio donde crecer y disfrutar.

También ha conseguido que si buscas “Vegarrionda” en Internet ya salgan más de tres fotos y hasta esté bien situada en el mapa